MUEBLES PATINADOS


     Estos muebles eran de madera de pino sin tratar. Primero los laqué de un color beige. Después le apliqué una pátina al óleo en un tono ocre. En la parte superior de la cómoda y de las mesillas dibujé un dibujo floral sencillo en colores verdes y granates. 
     El mismo motivo lo repetí en los frontales de las puertas de las mesillas y en el cabecero.
     El cabecero lo realicé con un tablero de pino que también laqué y patiné, por último dibujé a mano alzada el detalle floral.

     

     Por último apliqué barniz incoloro para proteger la superficie de los muebles. 
     Del mismo color pinté un viejo espejo que la propietaria colocó encima de la cómoda.